Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los temas que (aunque no lo creas) tensan la relación México-Canadá

Chrystia Freeland, ministra del exterior canadiense, se reunirá con Enrique Peña Nieto y el virtual presidente electo. Conoce aquí los episodios que han tensado la relación con ese país.
lun 23 julio 2018 12:04 PM
Amigos añejos
Las relaciones diplomáticas entre México y Canadá iniciaron hace 74 años en los cuales se han dado poco más de 30 encuentros entre mandatarios.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico) - Las relaciones diplomáticas entre México y Canadá datan del 26 de enero de 1944. Desde entonces, el gobierno mexicano la ha definido como uno de los lazos "más amplios y profundos" que tiene el país a nivel internacional.

Con un intercambio comercial que supera los 31,000 millones de dólares, el país de la hoja de maple es el tercer socio comercial de México en el mundo y el segundo que más turistas envía año con año a los destinos nacionales.

La relación que ambos países tienen es de alcance bilateral, trilateral y regional, afianzado por acuerdos como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) —actualmente en proceso de renegociación—, el Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales (PTAT), el acuerdo del Grupo México-Quebéc o la Alianza México-Canadá.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, en los 74 años de amistad y cooperación que tienen ambos países hay episodios que han tensado la relación como la imposición de visado de Canadá a los visitantes mexicanos, la explotación de recursos por parte de mineras canadienses en diversos estados del país e incluso la renegociación del TLCAN.

Te recomendamos: Los proyectos conjuntos que propone AMLO a Donald Trump

A propósito de la visita de la Ministra del Exterior, Chrystia Freeland, te contamos sobre estos temas:

Publicidad

Hola, visa; adiós, visa

El incremento en las solicitudes de refugio por parte de mexicanos hacia 2008 —dos años después del inicio del sexenio de Felipe Calderón— abrieron una grieta en la relación entre México y Canadá, cuyo gobierno decidió imponer el requisito de la visa a los connacionales que decidieran visitar su país.

El motivo de la imposición realizada en la administración del primer ministro Stephen Harper fue que para ese periodo las peticiones mexicanas representaban 25.9% de las recibidas por la Oficina de Inmigración canadiense, lo que retrasaba la atención de las realizadas por ciudadanos de otros países.

"Muy a menudo las personas que realmente necesitan la protección de Canadá se encuentran en una larga lista de espera, por meses y a veces años antes de que se puedan oír sus solicitudes. Eso es inaceptable", explicó la Embajada canadiense en México en un comunicado.

En junio de 2016, ya en el gobierno de Justin Trudeau, se anunció la eliminación de este requisito. En su lugar, ahora los mexicanos deben tramitar el permiso eTA que consiste en un formulario electrónico que autoriza la entrada vía aérea a ese país.

El impacto de las mineras

La explotación de minas de Chiapas, Oaxaca, San Luis Potosí y Zacatecas por parte de empresas provenientes de Canadá —65% de las establecidas en el país— ha sido uno de los temas que ha generado polémica en el marco de la relación bilateral.

El estudio “El impacto de la minería canadiense en América Latina y la responsabilidad de Canadá” que elaboró la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) señala que la operación de estas empresas ha causado daños ambientales, desplazamiento de personas y afectaciones a la salud.

Otro de los cuestionamientos ha girado en torno a la criminalización de la protesta de quienes se oponen al funcionamiento de las minas. El estudio expone un caso ocurrido en San José del Progreso, Oaxaca, donde en mayo de 2009 fueron detenidas 23 personas tras manifestarse en contra de la minera Fortuna Silver.

El tema laboral es otro punto crítico de la operación de las mineras canadienses, pues las condiciones precarias que ofrecen a sus trabajadores, señala el estudio, son causas de muertes o lesiones con implicaciones permanentes.

Una amistad a prueba

La llegada de Donald Trump con la mira puesta en México y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) expuso otra cara de la relación con Canadá. Casi al inicio del mandato del republicano en la Casa Blanca funcionarios de aquel país manifestaron que a pesar de la amistad, primero estaban sus intereses.

"Amamos a nuestros amigos mexicanos. Pero nuestros intereses nacionales están primero y la amistad viene después", mencionó un funcionario en una reunión de gabinete de enero de 2017, según reportó Reuters.

Esta postura fue respaldada por otros funcionarios que señalaron que la posición en desventaja del gobierno mexicano. “México está siendo colgado de sus pies desde la ventana de un rascacielos", fue otra de las posturas.

Antes estas posturas, la ministra Chrystia Freeland salió en defensa del alcance trilateral del acuerdo en cuyas negociaciones se han mantenido hasta el momento.

En las últimas semanas, en un nuevo viraje discursivo, Donald Trump planteó la posibilidad de negociar acuerdos bilaterales con cada uno de los países que lo integran. Esta versión fue negada por el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, quien aseguró que la renegociación se retomará el 26 de este mes.

Te recomendamos: 3 implicaciones de un TLCAN sin Canadá

Recomendaciones

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad