Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: Antes de aprobar la Guardia Nacional…

A unos días de votar, señoras y señores senadores, no pierdan un solo minuto en escuchar cada una de las voces que se expresaron a favor y en contra de la Guardia Nacional, opina Caleb Ordóñez.

Nota del editor: Caleb Ordóñez Talavera (1984) es abogado, comunicador y especialista en Periodismo digital por la Universidad Complutense de Madrid. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

CIUDAD DE MÉXICO, (ADNPolítico) - La noche fría en Ciudad Juárez transcurre en silencio, es el año 2010, en las calles del barrio de Anapra, a metros de la frontera de Estados Unidos, un convoy del Ejército y patrullas de la Policía Federal buscan a sicarios que acaban de perpetuar un episodio más del intenso infierno. Había ocurrido un tiroteo en la sencilla colonia Villas de Salvárcar que dejaba 15 estudiantes muertos y otros 10 gravemente heridos, quienes recibieron cientos de balazos cuando celebraban una victoria de su equipo de futbol americano, de la preparatoria del CBTis 128. Las víctimas tenían entre 15 y 20 años.

Lee: En el Senado, Morena buscará los cambios a la Guardia Nacional que pide AMLO

La ciudad entera había sido conmovida, aunque muchos ciudadanos ya habían perdido la capacidad de asombro al ver cuerpos destazados, colgados de puentes o crucificados con narcomantas; esta masacre no podía pasar en vano. La exigencia al gobierno no era menor, en la dirección Villa del Portal 1310 se congregaba todo el dolor, la furia y el temor general de una sociedad que vivía en plena guerra fallida y tenían la etiqueta, nada halagadora, de ser la ciudad más peligrosa del mundo.

El 30 de enero del 2019 se cumplirán nueve años del trágico suceso y las familias de los acribillados no encuentran paz ni justicia. Y a pesar de ser el experimento del país, Juárez sigue siendo violenta.

El silencio de Calderón

Publicidad

Quizá ya haya pasado mucho tiempo, sin embargo, YouTube nos ayuda a recordar. Se trata de Luz María Dávila, madre de Marcos y José Luis, dos estudiantes brillantes, uno en la preparatoria y otro estudiante universitario. Su voz fue conocida alrededor del mundo ese 11 de febrero del 2010, cuando un cabizbajo y molesto Felipe Calderón se presentaba en un evento de llamado “Todos somos Ciudad Juárez”.

Lee: Diputados aprueban crear la Guardia Nacional

Ahí, la figura menuda, de baja estatura, caminó hacia el presidium y llorando encaró al presidente: “¡Discúlpeme presidente, usted no es bienvenido, no le puedo dar la mano. Le apuesto a que si hubiera sido uno de sus hijos, usted se habría metido hasta debajo de las piedras y hubiera buscado al asesino; pero como no tengo los recursos, no lo puedo buscar!”. Luz María apenas podía pronunciar palabras mientras era aplaudida por los presentes, se hacía cada vez más pequeña, y aunque con impotencia, logró decir “Quiero justicia, pónganse en mi lugar, a ver qué sienten”, exigía que se fuera el Ejército y la Policía Federal de Juárez.

Calderón seguía en total silencio, apenas le mostraba la mirada a Luz María, no podía mantenerla fijamente, después pidió disculpas por haber llamado “pandilleros” a los jóvenes estudiantes asesinados, pero Luz María le daba la espalda y movía su cabeza en señal de desaprobación mientras el entonces presidente daba, un incómodo y desangelado discurso.

La inspiradora promesa de AMLO

Pasaron más de ocho años para que Luz María volviera a reunirse con un presidente. Fue el 7 de agosto del 2018, de nuevo con lágrimas y la voz entrecortada, se acercaba al entonces presidente electo Andrés Manuel López Obrador, quien se acompañaba del gobernador Javier Corral. “Señor presidente, son ocho años de ir y venir, la violencia en Juárez sigue terrible”, le alcanzó a decir, para luego darle el lugar en la fila al siguiente asistente, uno más entre las decenas de víctimas y deudos, quienes sufrieron como ella y también presentaban fotografías de desaparecidos, expedientes y todo tipo de cicatrices de violencia.

Lee: "No estoy satisfecho", dice AMLO sobre la Guardia Nacional

Luz María ese día sintió esperanza después de muchos años, a los medios de comunicación les declaró que tenía su confianza en López Obrador, pues “Va a sacar adelante al país” y pedía no dejar al presidente solo, mientras su rostro avisaba una mueca parecida a una tímida sonrisa que denotaba la aprobación al nuevo régimen.

A pesar de haber perdido la alcaldía, Morena ganó todas las candidaturas en Ciudad Juárez. Algunos de los candidatos eran completos desconocidos, sin embargo, la promesa de AMLO por llevar paz de nuevo a la frontera fue suficiente para que el ánimo del electorado estuviera frenéticamente a su favor. Y es que tiempo atrás, en la capital del Estado de Chihuahua, el ahora presidente sentenciaba mientras era candidato: “Los soldados son hijos de campesinos, hijos de obreros, es pueblo uniformado que debe de estar actuando en función de lo que establece la Constitución. ¡El Ejército regresará a los cuarteles en seis meses!”. La multitud conmovida y emocionada aplaudía ante un anhelo que ha tenido por muchos años el norteño “Estado grande”.

Con optimismo en la economía, AMLO lanza convocatoria para Guardia Nacional

Hubo cambio de planes…

Luego de debates, foros y cientos de posicionamientos, el pasado miércoles 16 de enero del 2019 el proyecto de la Guardia Nacional como una institución de seguridad de orden castrense, conformada por una Policía Militar, Naval y Federal, fue aprobado en la Cámara de Diputados, con la ayuda de su –anteriormente- acérrimo adversario el PRI, Morena logró turnarla al Senado para su aprobación.

Lee: Diputadas de Morena critican "militarización" en Guardia Nacional

A grandes rasgos, lo que 128 senadores tendrán en sus manos es una propuesta de reforma a 13 artículos constitucionales, para que la milicia persista en las calles, un orden castrense donde soldados y marinos por igual podrían intervenir en tareas de seguridad pública, así como realizar detenciones. La desaparición gradual de la Policía Federal, así como el ejercicio de las facultades de los soldados en temas de cualquier situación en tiempos de paz, incluso, aunque no estuviera en riesgo la seguridad nacional. Para algunos, “juarizar” a todo el país.

El voto tiene historia

Para la izquierda, el debate se hace muy profundo, incluso dentro de Morena hay voces que difieren totalmente de la Guardia Nacional. Cada senadora y senador tendrá en su voto un cúmulo de sentimientos arraigados en la nación. Muchos de ellos marcharon en recuerdo al 2 de Octubre, otros más recordando a los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, la gran mayoría ha criticado y despreciado la fallida guerra contra el narcotráfico de Calderón.

Lee: AMLO lanza plan de reclutamiento para la Guardia Nacional

A unos días de votar, señoras y señores senadores, no pierdan un solo minuto en escuchar cada una de las voces que se expresaron a favor y en contra de la Guardia Nacional, conviértanse en expertos del tema aunque no puedan dormir.

En Ciudad Juárez hay una pequeña casa de la colonia Villas de Salvarcar, pueden preguntar por Luz María Dávila y les dirán el domicilio exacto; podrían hablar con ella o cualquiera de sus vecinos, o con cualquier juarense, reynosense, tijuanense u otro habitante de una ciudad “caliente” desde el 2006, ellos les podrán explicar mejor que nadie qué se siente vivir en una ciudad temerosa, en un infierno, patrullado por el Ejército.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Voces

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad