Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

10 detalles del mensaje por el Quinto Informe de Gobierno

Invitados, ausentes, posibles 'guiños' políticos... Aquí reunimos algunos aspectos de la ceremonia encabezada este sábado por el presidente Enrique Peña Nieto.
sáb 02 septiembre 2017 05:45 PM

A punto de entrar a la recta final de su sexenio, el presidente Enrique Peña Nieto ofreció este sábado un mensaje por su Quinto Informe de Gobierno, en el que destacó su llamado a que, en las elecciones del próximo año, los electores opten por dar continuidad al “cambio con rumbo” que él asegura haber comenzado, y no por un salto a “un modelo del pasado”.

Lee: Peña pide seguir con cambios y no con un "modelo del pasado"

Pero esta parte del discurso no fue el único aspecto llamativo de la ceremonia. Aquí te presentamos otros detalles de lo observado en Palacio Nacional.

1. La duración

El mensaje del presidente duró una hora con siete minutos, más tiempo del previsto. A lo largo de la semana, reportes de diferentes medios de comunicación calculaban que la alocución duraría alrededor de 50 minutos.

Publicidad

2. Aplausos, aplausos

El mandatario fue interrumpido en más de 20 ocasiones por los aplausos de los invitados, que celebraron sus palabras de reconocimiento al Ejército, la estimación de que el sexenio terminará con un total de 3 millones de empleos creados y la promesa de que México se mantendrá firme en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), entre otros puntos.

Lee: La renegociación del TLCAN avanza sin disrupciones, dice asesor de México

3. Los invitados

Alrededor de 1,000 personas acudieron este sábado a Palacio Nacional, según información de la agencia Cuartoscuro. Entre los invitados al patio central del recinto estuvieron secretarios del gabinete, gobernadores, legisladores, líderes de partido, integrantes de órganos autónomos, empresarios y periodistas.

4. La diputada ausente

Como es costumbre en estos actos, al presídium se invitó a los presidentes de los otros poderes de la Unión: el Legislativo y el Judicial. Sin embargo, la todavía presidenta de la Cámara de Diputados, Guadalupe Murguía, del PAN, no asistió. En su lugar fue Gloria Himelda Félix Niebla, del PRI, responsable de una de las cuatro vicepresidencias de la Mesa Directiva de San Lázaro.

La ausencia de Murguía se da en un contexto en el que su partido se niega a permitir la instalación de la nueva Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, hasta que el PRI acepte eliminar el llamado “pase automático” que permitiría al actual procurador, Raúl Cervantes, convertirse en fiscal general de la República por un periodo de nueve años. El plazo para elegir a los legisladores que dirigirán San Lázaro en el último año de esta Legislatura vence el martes 5 de septiembre.

Lee: El PAN lleva al Congreso su 'guerra' contra el PRI

5. El senador reconocido

Otro panista que sí asistió fue Ernesto Cordero, recientemente elegido presidente del Senado con apoyo del partido de Peña Nieto, el PRI. Cordero —a quien muchos de sus compañeros acusan de traición hacia Acción Nacional— fue la primera figura pública a la que Peña Nieto saludó una vez que llegó a la tarima y se alistaba a iniciar su mensaje.

Lee: Panistas se confrontan por elección de Cordero en el Senado

6. Los (casi) nuevos ‘góbers’

Entre los invitados no sólo hubo gobernadores en funciones, sino que también estuvieron tres que prácticamente están por asumir el cargo: Antonio Echevarría, de Nayarit; Alfredo del Mazo, del Estado de México, y Miguel Riquelme, de Coahuila.

A diferencia de Echevarría —cuyo triunfo con una alianza PAN-PRD ya fue aceptado por el PRI—, los priistas Del Mazo y Riquelme aún esperan la última palabra del Tribunal Electoral federal, donde fuerzas de oposición impugnaron lo resultados. Más aún, dirigentes partidistas reconocen que el caso del coahuilense todavía es de pronóstico reservado, debido a las conclusiones del Instituto Nacional Electoral (INE) en el sentido de que Riquelme rebasó el tope de gastos de campaña, lo que podría llevar a la anulación de su victoria.

7. El llamado en seguridad

En su mensaje, el presidente no sólo habló de lo que considera logros de su administración y del panorama para 2018. También exhortó a los legisladores a aprobar reformas pendientes en seguridad, en particular, la del mando único policial y la de seguridad interior.

“Hago un respetuoso llamado al Congreso de la Unión para que discuta y, en su caso, apruebe las modificaciones pendientes al marco legal, en materia de seguridad pública y de seguridad interior”, dijo el mandatario.

8. ¿Y el castigo a los corruptos?

A lo largo de todo su mensaje, el presidente solamente mencionó una vez la palabra “corrupción”, al asegurar que todos los posibles responsables de actos deshonestos —cuyos nombres no citó— están bajo investigación y, sin son encontrados culpables, se les castigará sin distingos.

“Lo he dicho y lo reitero: los servidores públicos debemos conducirnos invariablemente con integridad y apego a la ley, en el ejercicio de nuestras responsabilidades. Quienes han sido denunciados como presuntos responsables de actos de corrupción están siendo investigados y procesados por las instancias correspondientes, sin importar su filiación partidista ni la posición que hayan ocupado”, dijo.

9. Sin ‘destapes’

Aunque entre los asistentes hubo varios posibles candidatos presidenciales del PRI —como los secretarios Miguel Ángel Osorio Chong, José Antonio Meade, Aurelio Nuño y José Narro Robles—, el presidente no hizo ninguna referencia a qué persona podría representar al tricolor en la boleta electoral de 2018.

10. El futuro fiscal, un tema ausente

Otro tema que Peña Nieto no incluyó en su mensaje, pese a los reclamos de la oposición, de expertos en justicia y en rendición de cuentas y de organizaciones civiles, fue el del futuro de la Fiscalía General de la República y de su eventual titular.

Todos los líderes del PRI han dicho recientemente que quieren que Raúl Cervantes sea el primero en encabezar esta nueva institución, a pesar de las críticas en el sentido de que su militancia priista y su cercanía con el grupo en el poder podrían afectar la independencia de este órgano. Y también, a pesar de que fue el propio Peña Nieto quien el año pasado envió al Senado una iniciativa para eliminar la figura del “pase automático” de procurador a fiscal.

Recomendamos: ¿Raúl Cervantes a la fiscalía? Estos son los argumentos a favor y en contra

Publicidad
Publicidad