Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Elecciones 2019 / desktop ADNPolítico
Publicidad

Cárdenas representa un gobierno sin acuerdos en lo oscurito: Ana Teresa Aranda

La excandidata a gobernadora, quien está de vuelta en el PAN, defiende al candidato del partido y confía en que los poblanos sabrán “aquilatar” que tiene un mejor proyecto que Morena.
Ana Teresa Aranda
De vuelta. En 2015, Ana Teresa Aranda renunció al PAN para al año siguiente ser candidata a gobernadora por la vía independiente. Ahora, por invitación del dirigente panista, Marko Cortés, está de regreso en Acción Nacional.

PUEBLA, Puebla (ADNPolítico).- Tras marcar su distancia con el PAN en 2015 —cuando renunció a su militancia por lo que consideraba una “persecución política” de parte del grupo del entonces gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle—, Ana Teresa Aranda está de regreso con Acción Nacional.

Debilitado el grupo político que dominó en el PAN local y en el estado durante los pasados ocho años, Aranda ahora apoya la campaña a gobernador de Enrique Cárdenas, un académico que compite como candidato externo y quien también es respaldado por el PRD y por MC.

A dos semanas de las votaciones del próximo domingo 2 de junio, Aranda —quien fue candidata independiente en 2016— dice estar convencida de que Cárdenas es la mejor opción para que el PAN pelee por retener Puebla, incluso a pesar de que ella misma se anotó en el proceso interno para definir la candidatura blanquiazul.

“El día de la elección, sabremos si los poblanos aquilataron lo que vale, si le apuestan. Yo creo que sí, porque tendríamos un gobierno que no tiene negocios inconfesables, que no tiene acuerdos en lo oscurito, que no le va a deber a nadie, que no trae la carga”, dice.

En entrevista con ADNPolítico, Aranda habla de la próxima contienda, del grupo de Moreno Valle y de sus motivos para volver a acercarse al PAN.

Lee: Enrique Cárdenas y el reto de regresar al PAN al frente de Puebla

Publicidad

Estás de regreso en el PAN. ¿Cómo se dio ese proceso?
Yo (en 2018) estaba preocupada por lo que estaba ocurriendo en el país y un poquito viendo a futuro. Me preocupaba mucho Andrés Manuel (López Obrador). Estaba convencida de que teníamos que hacer una campaña en donde defendiéramos las libertades, y claro que el único que podía dar la batalla era (Ricardo) Anaya, así es que acepté la invitación que me hicieron los exgobernadores Carlos Medina y (Ernesto) Ruffo y entré en apoyo a la campaña de Anaya. Ahí siguieron pasando cosas y yo, reflexionando sobre la dificultad de las candidaturas independientes, que aunque se abre un espacio se convierten en algo casi imposible de sacar adelante, me invita el presidente nacional del PAN (Marko Cortés) a regresar al partido y yo acepto su invitación.

¿Qué fue lo primero que pensaste cuando murieron Moreno Valle y Martha Erika Alonso?
Fue un impacto fuerte. Nadie merece una muerte así, definitivamente. De temas políticos no pensé nada. Como soy una mujer de fe, como que en los primeros momentos los encomiendas (a Dios) y pides descanso para ellos. Eso fue lo primero que sentí. Pensé en sus padres… Después, me puse a pensar lo que iba a pasar con este accidente, y lo que pasa es lo que preví. Los que solo tenían interés en hacer negocios pues se están yendo solitos (de la vida pública)… Nunca tuvieron la convicción, estaban de paso y ya.

Con el grupo de Moreno Valle se ganaron tres gubernaturas seguidas: 2010, 2016 y 2018. Sin ese grupo, ¿el PAN puede ganar?
El PAN tiene que entender que hoy hay que ir nuevamente a lo que pedía (Manuel) Gómez Morín: hay que ir a mover las almas, a convencer a la gente, a construir ciudadanía. El tema de la construcción de la ciudadanía es fundamental. Las clientelas políticas son muy convenencieras. Si les das, van, y si otro les da más que tú, también van para allá. Entonces, no estás buscando convicción; creo que vamos a tener que regresar a ese trabajo que implica suela, saliva y sudor. Gastar mucha suela, hablar mucho para convencer a la gente y sudarle a la camiseta. Hoy veo en esta campaña esa oportunidad.

Pero con un discurso de profesor y sin estructura, ¿Cárdenas puede ganar?
Creo que los partidos están haciendo su tarea, porque hoy no va solo Enrique. Trae a PAN, PRD y MC en una candidatura común ciertamente. Lo que yo veo en estas giras que he empezado a hacer en el interior del estado es, primero, una muy buena aceptación de la campaña. Acabo de estar en Tehuacán y fui a la zona de Ajalpan. De ahí, de esa zona proviene (Miguel) Barbosa (candidato de Morena). A la gente no se le olvida el cacicazgo de los Barbosa. Todavía en el 85, la gente moría a causa de la persecución, del autoritarismo y del terror que en toda esa zona aplicaban estos señores Barbosa.

Lee: Barbosa, el candidato en Puebla que gasta más por evento

Usted también buscó esta candidatura. ¿Cárdenas fue la mejor opción?
Sí. Estoy convencida de que, aunque a petición de algunos compañeros del PAN, llegué y me inscribí en el proceso, pues también le dije al presidente nacional que le midieran el agua a los camotes. Que vieran cómo estaba el PAN, porque yo creo que la mejor estrategia del PAN es el propio PAN, y si el haber estado en un enfrentamiento tan grande en los últimos años con el grupo que dominaba el PAN iba a convertirse en un obstáculo para la propia campaña, pues no tenía sentido ir a contrapelo. Creo que sí fue la mejor opción que pudo tomar el PAN en este momento específico.

¿El grupo de Moreno Valle hace falta en esta campaña?
Nadie sobra en la campaña política y todos pudieran hacer una contribución especial, pero tampoco se les puede obligar. Yo me acuerdo de Tony Gali (el exgobernador): el 25 de diciembre, llorando, decía: “La mejor manera de honrar a Rafael es ganar la gubernatura”. Y sin embargo, hoy lo he oído decir: “No hay manera”. Entonces, no quiere honrar la memoria porque no está haciendo lo que tendría que hacer.

¿Qué le diría a Antonio Gali si lo tuviera enfrente?
Que la congruencia es un valor fundamental y que este es su momento para demostrar esa congruencia y esos valores. Y claro, él no es panista, pero a él se le entregó de regalo una candidatura. En esa candidatura él tuvo sus méritos también y ganó su espacio. Desde luego, no trataron nada bien a los panistas, pero esta es su oportunidad para devolver eso que recibió.

Hablando de congruencias, Cárdenas, en la elección pasada, acusó fraude por parte de Martha Erika Alonso. Ahora dice que ella ganó. ¿Qué opina?
Esas elecciones muchos de nosotros, incluida yo, las vimos con terribles desigualdades. Sin embargo, nadie puede negar que el Tribunal Electoral dio un veredicto. Terminaron haciendo una sentencia a favor de Martha Erika y, entonces, la autoridad electoral dijo: “Aquí hubo un triunfador”. Y fue Martha Erika, que en paz descanse. Son elecciones muy cuestionadas, nadie les puede quitar lo cuestionado.

¿Qué le dice a Cárdenas, que cada que puede se deslinda del partido?
Creo que Enrique es muy sincero. Enrique no está en ningún partido y ni ha estado. Me ofendería más si a partir de que los partidos lo hicieron candidato dijera: “Mi corazón está partido en tres y amo por igual a fulanito, zutanito y perengano”. Qué bueno que hable con esa sinceridad.

¿Cree que no tiene cola que le pisen, como él presume?
Es una persona que conocemos desde hace años. No es alguien que ahora es candidato porque lo fueron a sacar de abajo de una piedra... Creo que es un hombre honesto, que quiere ayudar a Puebla. Un hombre que se pone a disposición de los poblanos. El día de la elección, sabremos si los poblanos aquilataron lo que vale, si le apuestan. Yo creo que sí, porque tendríamos un gobierno que no tiene negocios inconfesables, que no tiene acuerdos en lo oscurito, que no le va a deber a nadie, que no trae la carga. Veo la campaña de Barbosa igual que las campañas de antes del PRI, incluso en las campañas de Moreno, en donde las mismas personas van de mitin en mitin. Lo único que cambia son los sabores del frutsi.

Barbosa la invitó a sumarse a su campaña en 2018. ¿Por qué no se sumó?
Sí. Aquí estuvo (en su casa) y estuvieron varios dirigentes de Morena invitándome a ser candidata a presidenta municipal. Y yo les agradezco porque, a ver, soy una mujer de 65 años, y pues que a los 65 años te sigan considerando como una persona que puede dar la batalla, en una ciudad tan grande y tan hermosa como Puebla, es de agradecerse. Pero también siempre fui muy honesta con ellos. Yo les dije: “A ver, muchachos, yo creo que el proyecto de ustedes es muy ambicioso y que necesitan llevar a ese proyecto a soldados que tengan una lealtad y una convicción en su propuesta al 100%”. Yo nunca voy a tener eso porque no creo en Andrés Manuel. No creo en el proyecto de Andrés Manuel, nunca me sentiría parte.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad