Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La falta de pruebas dificultó atención al COVID-19, dice Informe de Sheinbaum

La falta de información sobre el número de contagios fueron un reto para la predicción del comportamiento de la epidemia, indica en su segundo informe la jefa de Gobierno.
mar 01 septiembre 2020 09:32 PM
Un hombre se realizan la prueba de detección en el Kisco Covid-19 ubicado en calle Mineros y F.C. de Cintura, en la colonia Morelos I
La Ciudad de México ha implmentado los kioskos de la salud para detectar casos de COVID-19,

El desconocimiento de la cantidad de contagios por las pocas pruebas realizadas dificultó crear un modelo epidemiológico para determinar el comportamiento que tendría la pandemia de COVID-19 en la Ciudad de México, indica el Segundo Informe de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

“El principal reto para la creación del modelo fue la falta de información acerca del número de casos, dado que inicialmente la aplicación de pruebas estaba dirigida a una definición operacional de caso más estrecha y representaba en un porcentaje importante a las personas que llegaban a los hospitales.

Publicidad

“Los modelos utilizados en otras ciudades se hacían con base en el número de infectados, y dicha información no estaba disponible al nivel necesario para las estimaciones en la Ciudad”, señala informe de labores de la mandataria.

Desde el inicio de la epidemia, el gobierno federal aplica el modelo Centinela para vigilancia epidemiológica, con el que no se aplican pruebas masivas a la población para detectar a personas contagiadas, sino se recopila una muestra representativa de los casos para estimar el comportamiento de la misma.

Para llenar este vacío, se diseñó un modelo basado en el registro de hospitalizaciones en la capital, en lugar del número de casos confirmados del virus SARS-CoV-2, que a la par sirvió para llevar un monitoreo de las camas ocupadas por pacientes, y con ello determinar dos acciones esenciales: la reconversión de hospitales y el inicio del confinamiento de los habitantes de la capital, expone el texto.

El documento resalta que contar con información propia recolectada de cada hospital permitió conocer a detalle la ocupación de cada uno de ellos, para garantizar el derecho a la salud con equipo y personal médico necesario, así como con camas disponibles para las personas que lo necesitaran.

Sheinbaum destaca también el uso de la innovación para enfrentar la emergencia sanitaria en en la Ciudad de México que forma parte del Valle de México, una zona metropolitana con 22 millones de habitantes en total.

Publicidad

Resalta el desarrollo de un sistema de monitoreo diseñado por la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), basado en mensajes de texto (SMS) con la palabra “covid19” y con el cual el Gobierno capitalino pudo detectar casos sospechosos, realizar una evaluación a distancia de cada persona, canalizar los casos de riesgo para su atención médica y dar recomendaciones a los usuarios.

Hasta este martes la capital tiene confirmados 99,564 casos positivos y 10,591 muertes acumuladas por COVID-19.

Sheinbaum apunta que la toma de decisiones fue basada en datos y se mantuvo una estrategia donde se buscó hacer conciencia en los habitantes de las medidas a seguir para evitar el crecimiento desmedido de los contagios como el cierre temporal de actividades y comercios, sin la imposición de sanciones hacia los habitantes.

“De esta forma y a diferencia de otros estados del país o ciudades del mundo, aquí resultaron ser completamente innecesarias medidas que se alejan de un gobierno democrático que respeta los derechos humanos.

“En la Ciudad de México no hubo prohibiciones, ni castigos, multas ni toques de queda. Tampoco restricciones de movilidad o al libre tránsito de las personas”, señala.

Publicidad

Apoyos por el COVID-19

Para enfrentar la crisis económica que ha seguido a la emergencia de salud, el gobierno de la capital ha dado créditos para alrededor de 82,000 comerciantes de tianguis, ubicándose 37% en Iztapalapa, 18% en Gustavo A. Madero y 10% en Benito Juárez, detalla el informe.

A la par se dieron 9,983 microcréditos para pequeños comercios de los cuales 23.9% se concentraron en Iztapalapa, 12.3% en Gustavo A. Madero y 12.3% en Xochimilco.

“(Se delinearon) los límites del aislamiento físico en una ciudad con condiciones de desigualdad y donde un gran porcentaje de la población vive al día. Lo que implicó incrementar el número de apoyos para aliviar los efectos del cierre económico”, indica el extenso documento.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad